6 técnicas para desconectar del trabajo

 

Está claro que queremos dar lo mejor de nosotros, estar a la altura, ser productivos, superarnos y por eso dedicamos innumerables horas, ganas y esfuerzo a nuestro trabajo.

La vida laboral ocupa gran parte de nuestro día a día, a veces tanto que un exceso de preocupación en este ámbito puede afectarnos negativamente. No te alarmes, te contamos cómo desconectar el trabajo.

 

 

Hay vida más allá de la oficina

 

La carrera profesional es importante, pero sin duda lo es también saber parar, respirar, escucharse, relajarse con una infusión Bio Honest y seguir estos consejos para desconectar del trabajo cuando lo necesites y aprovechar tus días:

 

1.       Hobbies: busca una actividad o hobby al que dedicar tiempo. Ocupar los ratos libres realizando otro tipo de tareas activa tu parte más creativa. Quizás estabas esperando el momento de atreverte con el baile, clases de cocina o pintura, ese momento es ahora.

 

2.      Ejercicio: practicar algún deporte puede ser un acierto. La vida activa y dinámica no es buena únicamente para mantenerse en forma, sino que además libera hormonas que te hacen alcanzar estados de felicidad, ¡aprovéchalo!

 

3.       Amigos: la vida social es importante para cualquiera de nosotros, cuidar las relaciones también. Llama a tus amigos, reúnete con ellos, intercambia anécdotas y recuerdos y crea otros nuevos. Sentirte bien, rodeado de tus seres queridos, libera tensión y dibuja la sonrisa.

 

4.      Viaja: hacer alguna escapa a lo largo del año te sentará genial. Conoce nuevos lugares y costumbres, es muy enriquecedor.

 

5.      Apaga el móvil: establece un tiempo fuera de la pantalla, redes sociales, mails y llamadas. Disfruta de un momento para ti sin la necesidad de estar localizado.

 

6.      Relájate: haz yoga, medita, sumérgete en otros mundos a través de la lectura, vuelve a ver tu película favorita o escucha el disco que te transporta a aquel verano perfecto. Déjate llevar u otro espacio que te aparte por un rato de esos asuntos que te preocupan.

 

 

Hazlo por ti, ¡date un respiro! 

 

Aunque entendemos que no es fácil apagar el estado de atención cuando sales de la oficina, usa técnicas para desconectar del trabajo, trata de no darle vueltas a lo que ha quedado pendiente, mañana será otro día y no pensar en ello no te hace menos responsable.

Puedes ser el mejor en tu puesto sin olvidar la importancia que tiene cuidarte. No te lleves al límite. El estrés, insomnio o la tensión no son buenos compañeros y te mereces alcanzar la felicidad cada día.