Somos de hacer que lo bello sea bueno

 

¿No te ha pasado nunca? Descubres algo que te gusta y tras ver que, además, es bueno y beneficioso para ti y para los demás, te parece aún más bello si cabe. La estética, si va acompañada de un pequeño granito de ética detrás, luce aún mejor. Además, aquello que es respetuoso, consecuente y cuyos valores fundamentales se orientan al bien común siempre es, de alguna forma, bello y estético a nuestros ojos.

 

Piensa en esa jarra que tanto te gusta, aquella que decora el estante más especial del comedor y en la que te encanta servir tu Honest Bio fresquito cuando recibes una visita especial en verano. Te gusta porque es bonita, claro. Pero también porque está hecha a mano por una familia que lleva generaciones soplando el vidrio a la manera tradicional, y que descubriste en aquel mercado ambulante al que fuiste hace unos meses. Sabes que no hay otra igual en el mundo, que ha sido fabricada despacio, con amor. Y eso, lógicamente, la hace aún más bonita. Estética con ética ;)

 

Somos fans de la belleza consecuente y respetuosa, de aquellas iniciativas relacionadas con el arte de la creación, la artesanía y los procesos manuales. Por eso, queremos animarte a que des una segunda vida a nuestra nueva botella de vidrio convirtiéndola en un portalápices, una lámpara o un portavelas. Y, por supuesto, ayudarte a encontrar alternativas orgánicas y ecológicas dentro del ámbito estético y artístico.

Porque somos lo que hacemos, así que nos gusta asegurarnos de que todo lo que hagamos sea bonito… a la par que bueno, para ti y para todos.